domingo, 13 de enero de 2013

Melancolía

Melancolía,
margen del absoluto,
fuga inútil,
extensa lejanía de una 
fuente certera
a un paso de las ramas
asomadas al agua
y a sí mismas. Su clara
diferencia
se escapa de los labios,
la verdad y las formas.
Vana queja
dorada, dulce, quieta,
encendida por siempre
en la imagen y voz
que el vacío no explica.


* (Hay borradores perdidos y poemas olvidados o no tocados en tiempo. Este es uno de ellos, y al releerlo ahora me merece la pena salvarlo. Hay fragmentos y versos que después de un periodo de meses -y hasta años- logran tener sentido o una forma ya válida por algún cambio en nosotros o en alguna palabra. Cada poema se impone, y en algunos nos extrañan, otros nos convencen desde el momento de escribirlos. Y luego al volver a ellos, como a un álbum de fotos, las sensaciones que nos devuelven no son fijas, al igual que nosotros cambiamos y nos reconocemos o sorprendemos en el tiempo. Pero el poema una vez escrito es libre, y si ha nacido hay que dejarle paso, disfrutarlo, y esperar la llegada del próximo.)
   

No hay comentarios: