jueves, 30 de enero de 2014

Casa deshabitada

Vaciar una casa.
Llenar cajas, maletas.
Desnudar las paredes
de un interior que todavía acoge
obligado por lo que ya no está
y una distancia, por cierto, inevitable.
Sagrada ceremonia
                                es despedirse consciente.
Mas no es posible envolver
lo que no asoma
ni quedó tras la marcha
de esa lenta presencia
que sin embargo fuera tan cálida columna
cardinal de este hogar y mis días
hasta ahora. ¡Quién pensara!
A la que hoy
levanto esta fogata
sobre señales mudas, desvestidas
y poderosamente ciertas
que me acompañarán
a donde vaya.


POSDATA



Guardo libros y objetos personales

contrarios al olvido de una edad
cuyo curso fue amable,
cuya labor tuvo sentido,
y hoy me devuelven
el placer y el remanso de un lugar
(este cuarto, esa suma de horas
recogidas, o las cartas 
tan demoradamente escritas)
donde nada caía, más bien,
en algunos fragmentos y en destellos
más allá de la noche
sucedía este oficio,
íbamos siendo.
  

miércoles, 15 de enero de 2014

Cita

Sin la montaña 
no podría la nube 
rozar la hierba. 
 
Cuando a ella subes
el aire que te envuelve 
es la memoria. 
 
Y es más profunda
el ala que hacia adentro 
toca y te abisma.
 
Desde la cima 
la mirada descubre 
cada minucia.
 
En ti se unen
la senda y el aroma
de lo que vibra.
 
La luz persiste
en el trazo imprevisto
de la palabra.  
 
Otro es quien baja 
y recibe en silencio 
la transparencia.