viernes, 26 de noviembre de 2021

Tanka para el recuerdo

Te llamo, Ángel,
como Campos de lluvia
a un claro Pámpano.

Susurro ante los montes
que no supe perderte.
  
 
* (Ayer, 25 de noviembre, cada año no pocos de sus amigos mitigamos su ausencia teniéndolo presente y volviendo a releer sus poemas. En las redes sociales, desde el día anterior, fui encontrando señales de quienes fueron sus amigos coetáneos, otros lectores fieles en difundir sus versos, y de jóvenes autores que a falta de tratarlo lo leyeron tras su muerte, con citas - por abrazar el aire me he acercado hasta aquí - y palabras de afecto renovando lo íntimo. Miguel Ángel Lama quiso decirlo de este modo que al verlo a medianoche me sorprendió. Inesperadas correspondencias para este 25. Y al responderle, este tanka contenía su nombre. ACP poseía el don de entender lo que en la literatura sucede. No sólo lo ejerció; como el guardián del fuego que quería trasmitirlo, no paró de inculcarnos su querencia por la hermosa tarea del creador: Anterior al oficio del que escribe / las cosas no existían. Y así hacerlo de todos.)




jueves, 4 de noviembre de 2021

Un pájaro en su vuelo

Trazo el aire,
la nada me sostiene.
Lo que cruzo sucede
con la facilidad de respirar.
Mis alas me conducen 
porque el cielo conocen
y nada pesa, impide
lo veloz que se funde
en la profundidad
de la luz sin señales
que hieran, rompan, hielen.
Quién pudiera llegar
al espacio o lugar
que presiente y no sabe
cómo volverlo a ver
o dónde nace.
Y en el que todo vuelo alcanza el vuelo
y la sed y la fuente se diluyen
sin dolor al fundirse
en el mismo destello de brillo y soledad
por el que el día resuena y se nos abre.
Y como el orbe, un bosque, o un latido en la noche,
certeramente existe
y sin temblor su aliento cuando mira,
igual que el ciervo brama 
o la montaña se oye,
detiene la tiniebla que ocultaba a la muerte.


     fotografía de Mingta Li de la serie Dark Eyed Junco Flying in Snow 
     Y el poema es para Isabel Jimeno, en su pulso vital y zambraniano.