miércoles, 15 de enero de 2014

Cita

Sin la montaña
no podría la nube
rozar la hierba.

Cuando a ella subes
el aire que te envuelve
es la memoria.

Y es más profunda
el ala que hacia adentro
toca y te abisma.

Desde la cima
la mirada descubre
cada minucia.

Te haces materia.
A la vez la palabra
callada nombra.

Otro es quien baja
y recibe en silencio
la transparencia.
  

1 comentario:

Alfredo J Ramos dijo...

Un hermoso zigurat de palabras, Carlos. Tampoco el que sube a esta cita es, tras descender, el mismo.