lunes, 27 de mayo de 2013

Ánfora

Soy el hombre que se confunde con su isla.
Me faltan tus palabras que hice mías.
Ahora me lame el mar.
Soy sal y roca.
Hacia adentro hallo una estalactita
sedimentada a oscuras con geológica fuerza
sobre una voluntad que da la forma
a ese grito de espera mineral que nos lanza.
Aquí en el mar, ante el sol y las olas,
yo elevo hasta unos ojos claros como las velas
y la fugacidad rota en la espuma
esta declaración que es una antorcha,
si descubro el temblor de una silueta hermosa
capaz de extraviar a las sirenas.
   

No hay comentarios: