viernes, 17 de abril de 2015

Patio

En el jazmín conoces
la magnitud más simple.

Bajo su aroma blanco, 
un lugar impalpable

en el aire suspende
el aliento si es frágil.

Quien pierde el alma
sólo a veces la intuye.

Deja que evoque 
su figura la fuente.

Un ave o una hiedra
bastan y la sostienen.

De repente, en un patio, 
la quietud gira libre.
  
  
* (Abril no es el mes más cruel pese al verso de Eliot, por seductor, tan bello. Ya ha cesado el frío, la luz y los días son más largos, quien esto escribe cumple años. Se abre el deseo o el presentimiento de lo mejor que también somos y nos merecemos. Pese al peso invisible que deshacemos hace años al lado de estas ráfagas de lo intenso y translúcido. Su inminencia devolvería el gusto y sentido -el centro- que buscamos en lo cercano, en lo pequeño, en nosotros. Ahí, a un paso.)
  

3 comentarios:

Álvaro Valverde dijo...

Hermoso poema, Carlos. En su centro.

Alfredo J Ramos dijo...

Feliz cumpleaños, Carlos. Y hermosos poemas. Un abrazo.

Carlos Medrano dijo...

Gracias a ambos, Alfredo y Álvaro. Esperemos que lo que queda dicho en este poema en palabras sea a diario anticipo del mejor deseo, al menos por más tiempo.

Y el gusto es el de vuestra amistad y el de la satisfacción al leeros. Como dicen en Mallorca al celebrar algo "molt d'anys". Pues eso, por muchos años.