lunes, 23 de octubre de 2017

Te remito una foto de madroños

Pedí al mar que vertiera en mis labios
la pulpa del madroño
y el sentido del aire hizo el resto.
Posó sobre mis manos sus rugosos colores,
su corazón abierto y granulado,
su acorde blando y roto a cualquier roce,
su deseo de huida como un pájaro
que deja atrás su sangre para un niño.
Lo probé al sol bajo el que paladeo
esta escala de rojos
cuyo orbe es dorado
igual que un día se abre
la temblorosa entrada que da a un templo
donde la luz es el don más invicto,
el tacto de un sonido,
el vitral escanciado como un grito
sobre un diamante líquido,
o el regazo inviolado
al pulso de unos ojos. 
Y ahora siento
de nuevo
bajo un cielo de azules
la espiral del salitre y de lo cálido.
Sostengo en la templanza de este fulgor granado
la ausencia de deseo pues de nada carezco,
y al ofrecerte el fruto cuyo sabor te envío
en él recibo el mundo.
Es un balcón su rostro
minucioso y extenso
desde este lugar alto
en que el madroño crece
en la ladera donde el aire fluye.
Pienso en ti. Nada falta.
Si siento el mediodía,
soy en él. Y por tanto,
te invito, te contemplo,
como si fuera cierto aquí encontrarte.




No hay comentarios: