viernes, 17 de junio de 2022

Remanso y despedida

Amapola, ababol,
y por el aire
se hace jardín un nombre,
llama de agua,
iris al respirar
que late,
al ver
su inerme consistencia,
el puro tacto, el fulgor
de los pétalos
aislado o salpicando
esa dorada inmensidad
en donde el rojo
aliento de la flor
delgadísimo existe
como un ala
de sangre o corazón
asomada al trigal
al borde del verano,
y a la vez devolviéndonos
del fondo de su cauce
su hechizo en nuestra infancia,
imantada de cerca
al explorar su fuego blando
similar a una seda
disuelta entre los dedos
o al desprender el ojo negro de su sol
del verde aún palpitante
de su cuerpo
por descubrir su fondo,
y ahora 
de nuevo aquí delante
al paso de los años
a la vez nos avisa,
al borde del calor y de lo pleno,
que ahí seguirá naciendo
vegetal mariposa,
suave tallo de luz,
latido interno
de paz
seguro, amplio
que oír
antes de irnos,
como cada señal
amada de esta tierra.


     fotografía de Aida Albéndiz Hoyos
    

No hay comentarios: