miércoles, 1 de septiembre de 2010

al inicio

Las palabras pueden cambiar el mundo.

La voz, que no me falte.
 

2 comentarios:

Luis Arroyo dijo...

Querido Carlos, que no te falte la voz, que no te falte. Siempre he pensado que nunca deberías dejar de escribir para que los demás pudiéramos leer palabras que, en efecto, pueden cambiar el mundo, nuestro mundo. Me alegra el que hayas abierto el blog. Me alegra poder compartir tus versos.
Un abrazo, Luis

Efi Cubero dijo...

Aventa esa voz, frescura, luz y aire...Que nunca falte, amigo. Saludos afectuosos