domingo, 7 de abril de 2013

Campo Grande

                                          a Francisco Pino

                                          Sí, tu niñez, ya fábula de fuentes
                                          (Jorge Guillén)


Otoño. Vegetal humedad,
y el parque es nave
       callada
             en la ciudad
       que desconoce.
La luz, la suavidad, la tarde clara.
Lejos de mí otro parque, y otro parque...
y otro parque  
                        ¡mañana!  
                                          incandescente.
Órbita de la edad en esa piedra
lanzada sobre el agua
de un reflejo interior.
Casi un bosque esa fuente
y la voz, onda, luz, 
                                 espesa rama.



* (Elijo este poema vallisoletano escrito a uno de los lugares centrales y más hermosos de esta ciudad y en torno al nombre de sus dos grandes poetas del s. XX, cuya lectura e inspiración me siguen pareciendo inagotables, ahora que acaba de aparecer una antología en la colección Cortalaire de la Fundación Jorge Guillén con el título de Sentados o de pie, 9 poetas en su sitio, que compartimos nueve autores que esta ciudad estábamos y escribíamos allí en los años 80. si llega a lograrse, lo escrito adquiere el don fundacional y lo indeleble, acaso el propósito más elevado y noble de nuestro esfuerzo frágil. No todos los poemas están enmarcados por esa luz, pero todo lo escrito y la atención callada de los detalles diarios que contemplamos y vivimos, a ello se ha orientado.)
    

No hay comentarios: