sábado, 23 de mayo de 2020

Haiku, haikú

A cielo abierto,
el grillo de la noche
trae su frescura.

Orilla ilesa,
la del mar que si apartan
a tu piel busca.

¡Cuánta esperanza!
Te respiro de cerca
y más me importas.

Mayo tras mayo
la tierra se reafirma
feraz, invicta.

    
* (En este mes de mayo cuyo final se encamina hacia el calor invencible del verano y los días de desescalada van abriéndonos hacia afuera de nuevo, este poema que menciona las sensaciones de los espacios naturales de antes -ese cielo, ese mar, ese contacto- celebra el paulatino retorno a lo material de la luz y las formas de la tierra, con el deleite y la confianza intacta, y la conciencia de libertad acrecida y valorada más si cabe en este tiempo. Que todo ello lo integremos sin perderlo ya nunca.)





No hay comentarios: