martes, 7 de julio de 2020

Hiedra

Cuando me llames,
acude a mi ventana
como la lluvia.

Con sus latidos,
una raya de sol
rasga el invierno.

Y añiles cielos
llegan con pies descalzos
desde el otoño.

Ante mi puerta,
la certeza del agua 
y de la sombra:

el verde aroma,
la música elevada 
y una silueta.



*(Revisando materiales antiguos y no muy conseguidos rehice este poema que ahora saco acompañado de esta imagen de una casa de Fornalutx en un viaje reciente.)
  

No hay comentarios: