domingo, 27 de marzo de 2011

Homenaje

Nadie se queda en un volcán que no sea por un amor inconmensurable a la humanidad (y a sí mismo).
 
A los trabajadores del accidente nuclear de Fukushima 
-ninguna palabra en vano-
con un profundo respeto a la dignidad de su esfuerzo.
 
Sacrificio: hacer algo sagrado (sacer facere)


* (Por cierto, mamá celebra hoy su cumpleaños. Felicidades, desde lejos.)
  

No hay comentarios: