jueves, 17 de mayo de 2012

Intermedio

Lo que se escribe, cuando tiene sentido, ha encontrado su sitio. El lector entonces, sea quien sea, y también quien escribe, halla en esas palabras un espejo o un reflejo necesario del mundo. Con el mismo placer que en un paseo ante un descubrimiento.
   

No hay comentarios: