domingo, 19 de febrero de 2017

Atardecer

Cuerpo de la delicia, flor del olvido.
La memoria del aire
sostenida en los nombres.
Cada reflejo mueve
como el humo unas claves.
Un surtidor de alas
donde el verde reside.
Figura del aliento
de una danza volátil.
No hay rastro del hechizo
tras cruzar los cometas.
Ni curso transparente 
camino de la nieve.
Pero sí de una tarde
similar a frutales.
En mis ojos la noche
da cabida a esas luces.
   

3 comentarios:

Alfredo J Ramos dijo...

Buena la música, preciso el fondo, elegantes las transiciones. Quizás le falte (o le sobre) aún alguna vuelta. Pero ahí late un poema. Un abrazo casi primaveral, Carlos.

Carlos Medrano dijo...

Te debo una llamada. Lo tendré en cuenta. Siempre hay algún detalle posible para mejor momento.

Va por días el apunte primaveral y lo traicionero del frío, sin que sea excesivo. Salud, Alfredo.

Myriam dijo...

Una delicia de atardecer En la que se pierden los sentidos.

Saludos