lunes, 25 de octubre de 2010

Dos jaiquillas

Bajo la luna
una flor de silencio
te concite.

Qué laberinto el aire
del ave estremecida
ante la noche.
  
    
* (Cuando por invitación de Ángel Campos  recopilé para 'La Centena' aquel conjunto de poemas breves cercanos muchos de ellos al haiku titulado A lo breve, no sé por qué quedaron fuera un grupo de ellos que, al tropezármelos no hace mucho, me demostraron guardar tanto valor como el de los que aparecieron impresos. Cabe al menos rescatarlos de ese olvido porque son parte digna del impulso de aquel cuaderno poético.)
  

2 comentarios:

Elías Moro dijo...

¡Ah, Carlos, "La Centena", aquella hermosa locura de Antonio y Ángel!

Allí publicamos algunos nuestras primeras entregas poéticas, con algunos textos que, mal que bien, han resistido el paso del tiempo.

Hermoso rescate de esos dos poemas que aquí han encontrado acomodo y complicidad.

Abrazo,

Elías

Carlos Medrano dijo...

Es fácil ser adicto, Elías, al 'contrabando' de aquellas primeras armas cruzadas bajo la grandeza de la amistad de las figuras por ti nombradas. Luego, la bola de nieve de las palabras entonces iniciadas muestra el catálogo no interrumpido que hoy aventas en ese juego de la taba de tu bitácora. Acudo a él para señalar una entrada a la que invito a los que no transiten todavía tu lugar titulado "espaldas (2)" tras cuya lectura merece el deleite de saborearlo sin prisas por leer más, es decir, de permitirse un momento cercano al "no sé qué que quedan balbuciendo" que todo poeta u hombre de la calle aspira de vez en cuando alcanzar:

http://eljuegodelataba.blogspot.com/2010/10/espaldas-2.html