viernes, 9 de septiembre de 2011

Rompimiento

En tu boca la vida da la mano a la muerte.
Porque hay días con palabras
que apenas nos sostienen. Si hablas,
una llaga que teme dejar
su aliento sobre lo que contempla,
te invita a retenerla. Si toca el mundo
mancha, aunque lo ame. No es advertir lo roto
y declararlo. Ahora todo lo es un dolor yermo,
incluso tú, o el tú, y no hay voz,
aunque el eco resuene, capaz de huir
u ofrecer otro fruto, un juego de la luz
en el que refugiarse.
  

No hay comentarios: