sábado, 31 de diciembre de 2011

Calle con losas

Lo que el aire no da ni tú me quitas
deja por esta calle curva, antigua,
más que desolación llama
e incógnita. En la pared que nadie advierte,
la cal que se deshace
como lluvia.



* (Para cerrar el año, y estando ahora de nuevo ante el invierno y calles de Valladolid que fueron su fondo, valga este poema que a su vez concluía Las horas próximas. Algo así como volver a aquel momento iniciado en los últimos meses de 1985 y remover el aliento de niebla de aquellos paseos nocturnos, helados, por calles sin grandeza que llevaban al río o a cualquier otro rincón de la ciudad superviviente de otro tiempo. Como si fuera un brindis -hoy que habrá tantos-, alzo el abrigo de lo íntimo por todo lo menor y persistente, como la fragilidad de esta órbita que quiso diluirse con el frío. Un verso final de aquel libro decía "se abre el mar entre calles". Con varios años de antelación, la escritura poética ya sabía de la inesperada geografía insular donde ahora es mi residencia. La palabra no sólo rescataba lo mejor sino que anticipaba la vida.)
     

3 comentarios:

Januman dijo...

Hoy soñé con un mar que se abría en una plaza. Un mar codicioso de territorios secos. Fue hermoso ver la puesta de sol en sus aguas desde las escaleras de la plaza. Curiosa coincidencia.
Abrazos.

Mª José Bohigas Medrano dijo...

Gracias Carlos, ahora sí puedo disfrutar de tu poesía. Ya forma parte de lo mejor del día que recibo alguna.
P.

Alfredo J. Ramos dijo...

Un brindis en favor de la levedad, Carlos. A la vista está que 1985 fue, como quien dice, anetayer. Un fuerte abrazo.