viernes, 5 de agosto de 2011

El portal del instante

Repetidos lugares para estados de siempre: los saltos de un gorrión, hábiles, temerosos; el bullir -casi palpable ahora y sordo- de una fuente; el viento a ras de suelo del mosaico que observas; el bullicio que tapa el surtidor donde el agua te abre ese segundo en que de pronto ya no eres el de antes y cuando partas volverás a donde sabes. Una línea de agua en que nada es lo mismo, dirigida hacia adentro.
  
(Sesimbra)
  

1 comentario:

Januman dijo...

Paralelismos vitales, pulsaciones compartidas, yo lo llamé la fiesta del instante. Tuve la suerte de comartir instantes en nuestro pasado, quizás podamos jugar de nuevo en la distancia. Afecto y camaradería desde sangre común. Nios leemos.